THE FOOT CORE (Entrenamiento del Pie)

Publicado el: 20 Septiembre 2016 en: Entrenamiento / Kinesiología por Paula Spoerer

Aunque nunca lo hayas escuchado, el pie sí debería entrenarse. En el pie se inicia el movimiento de la marcha y carrera, permite la correcta amortiguación luego de un salto y alinea todo el cuerpo en una correcta postura. El rendimiento y calidad de los movimientos será totalmente eficiente cuando le demos la importancia que el pie necesita dentro de los entrenamientos.

 

Imagina la rigidez que se genera entre las articulaciones cuando todo el día usas zapatos de trabajo, bototos o zapatillas. ¿Cuánto logra moverse el dedo gordo dentro de un zapato, siendo que es la primera articulación que debe ser móvil para que la marcha y carrera sean eficientes? ¿Sabías que la planta del pie tuvo una evolución desde el Austrulopitecus para que nosotros pudiéramos caminar y correr? ¿Qué sucede cuando el pie no recibe información desde el exterior, desarrollando la percepción de distintas texturas, sensaciones, movimientos e impulsos? (pensando en que la planta del pie es uno de los tejidos del cuerpo que más receptores sensoriales tiene) ¿Cómo deberíamos trabajar la musculatura del pie para lograr un mejor rendimiento en nuestros movimientos?

 

El pie tiene 26 huesos,  33 articulaciones y más de 100 músculos, tendones y ligamentos, pasando a ser una de las estructuras más complejas del cuerpo, pero a pesar de ello, no se le da la importancia necesaria. Las funciones del pie Durante la bipedestación es proveer la base de soporte. Durante la marcha debe estar estable en el foot-strike y push-off y durante el medio apoyo debe ser adaptarse móvilmente y atenuar las cargas. Ahora, todo esto puede hacerlo siempre cuando la musculatura intrínseca del  pie (Foto 1), fascia plantar (foto 2), articulación del dedo gordo del pie (foto 3), ligamentos y sistema nervioso (foto 4) estén entrenados correctamente.

 

 

captura-de-pantalla-2016-09-20-a-las-12-06-39-p-m
captura-de-pantalla-2016-09-20-a-las-12-07-06-p-m

 

captura-de-pantalla-2016-09-20-a-las-12-09-58-p-m

 

captura-de-pantalla-2016-09-20-a-las-12-11-09-p-m

 

 

Hoy en día se habla del “The Foot Core” (Entrenamiento del CORE del pie), y se hace una analogía al entrenamiento del “CORE” del tronco: trabajo de estabilizadores locales, globales y sistema neural, con el objetivo de lograr la estabilidad necesaria y movilidad para cualquier movimiento y deporte. En el caso del pie, ¡¡es exactamente lo mismo!! Si comprendemos la importancia del pie en las cadenas de movimiento y llevamos la anatomía a la funcionalidad, nos daremos cuenta que al estar activado el core del pie, el arco plantar será el correcto, la movilidad de los dedos también y con ello, la fase de propulsión para la carrera y marcha, amortiguación y adaptación a las cargas.

Estudios demuestran que con el entrenamiento del core del pie, se reduce el colapso del arco plantar, aumentando el balance estático, la estabilidad dinámica, la fuerza del flexor dedo gordo del pie (¡clave para la carrera!) y se observan mejorías en la inestabilidad crónica de tobillo. Esto es un avance importantísimo para todos aquellos que solo utilizan tobilleras, plantillas y órtesis para corregir los pie planos, hiperpronados, o inestabilidades del tobillo y pie. También estudios refieren que un pie no entrenado (y con sus consecuencias anatómicas), puede generar problemas de rodilla y cadera, fascitis plantar y tensión excesiva del Tendón de Aquiles.

Ahora, ¿cómo se debe trabajar?

Se recomiendan ejercicios específicos para la musculatura intrínseca del pie, caminar, trotar y entrenar descalzo. Separar los dedos del pie, realizar movimientos de disociación (como una ola) entre los dedos y entregar distintas sensaciones y superficies a la planta de los pie. Te dejamos un video para que puedas aprender alguno de estos ejercicios!!!

 

Agradecimientos a Neyun Pilates por préstamo de sus implementos!

Comparte esta nota: